Home » BannerPrincipal » La casa de ensueño de Hernán Cortés en La Antigua

La casa de ensueño de Hernán Cortés en La Antigua

La casa del conquistador Hernán Cortés en La Antigua Villa de la Vera Cruz.

 

La Antigua es el nombre del municipio de la Villa Rica de la Veracruz fue fundada en 1519 frente a la isla de San Juan de Ulúa, pocos días se trasladó a Quiahuiztlán, para después en 1525 volver a ser trasladada, ahora a orillas del río Huitzilapan. En 1527 deja de ser villa para convertirse en ciudad y a partir de entonces, se le conoció como ciudad de Veracruz o simplemente, Veracruz.

En 1600, el virrey de la Nueva España dispone fundar la actual ciudad de la Nueva Veracruz, así que, a partir de abril de ese año, se empieza a conocer como la «antigua Veracruz» o «vieja Veracruz«, en contraste con la nueva ciudad, nombre que conservó hasta el siglo XIX, cuando se abrevia, a solo «La Antigua».

 

 

 

Se dice que fue la primera ciudad fundada por los españoles en todo el continente americano. Donde el conquistador Hernán Cortés tuvo su primera casa. La casa de Cortés fue hecha por indígenas totonacas con piedra volcánica, tabique, coral, baba de nopal, ostión y caracol, además de concha de mar, cal calcinada y miel.

Se encuentra a un costado de la parroquia del pueblo y es fácil de distinguir por su antiquísima fachada; prácticamente en ruinas, por sus raíces y vegetación que invade absolutamente todo el espacio, dándole mayor soporte y estructura de estilo sevillano.

 

 

 

Pese a la deteriorada fachada, resulta increíble pensar que tanto la noria como el horno de pan parecen intactos, como si 500 años de historia hubieran transcurrido en vano. La construcción original es de 1525-1609, a partir de que la margen izquierda del rio Huitzilapan solo había tierra fértil y ningún material de construcción como primer construcción en adobe, así como gran parte del barrio Español.

El muro de la casa de corte es fue un trajín muy pesado y tardado ya que un barco que llegaba descargaba y regresaba con otra carga duraba de ocho a diez meses, lo que para ellos era tardado también era muy seguro el lugar por estar protegido de los vientos del Norte y los piratas que ya se encontraban por las Antillas Mayores.

 

 

El patio exterior casa de cortes se ha reconstruido por que el edificio estuvo en abandono llevándose techos, vigas, alfardas, dinteles, puertas y ventanas tuvo otros usos en tiempos de la Independencia como habitación, panadería del ejército insurgente en su estancia en La Antigua Veracruz.

Todavía es posible ver un cañón (lombarda) procedente de uno de los trece baluartes de la Ciudad amurallada y Puerto de Veracruz, que en el Porfiriato fueron traídos y puestos dos de ellos frete a la estación del Ferrocarril La Antigua del lado de la ex Hacienda San Vicente hoy José Ingenieros y en su avance hacia el Sur el río La Antigua con el tiempo quedaron expuestos.

 

 

La «Casa de Cortés» se conserva y mantiene por ciudadanos para engalanar fiestas de quince años, bodas y demás actividades de carácter social en el municipio. Está a escasos 20 minutos de la Ciudad de Veracruz, y es uno de los ayuntamientos más antiguos de México. Con sus calles empedradas, casas de madera con lámina y algunas construidas a base de concreto la Antigua representa gran parte de la historia mexicana.

Aquí mismo se encuentra la Ermita que es la primera iglesia de América de continental, construida en 1523 y 1524. Su arquitectura es de tipo español, con su espadaña para tres campanas y su atrio en el que se ven las catorce estaciones del Vía Crucis. En La iglesia se encuentra una pila bautismal labrada por indígenas hecha de piedra volcánica y de una sola pieza.

 

A la fecha, la casa de Hernán Cortés posee una arquitectura española andaluz, y es una hacienda realizada a base de coral, como muchas de las construcciones en Veracruz. La Antigua llegó a ser habitada por 200 españoles y más de 600 esclavos africanos; tenía casa real, iglesia, dos monasterios y un hospital. El tráfico mercantil entre la Nueva España y la península ibérica se realizó a través de La Antigua durante casi 75 largos años.

Después de recorrer la casa de Hernán Cortés puedes visitar el árbol de la Ceiba, con más de 500 años de historia y en donde cuenta la leyenda supuestamente el español ató sus embarcaciones para poder comenzar su conquista del imperio azteca.

 

 

También puedes realizar un recorrido en lancha por el río y disfrutar de sus paisajes, y una vez que concluyas este viaje, puedes disfrutar de unos ricos mariscos y comidas en cualquiera de los restaurantes que se encuentran en la riviera del Río.

Algunos guías de las casas explican que el origen de la dominante e invasiva vegetación de la casa se debe en gran parte a los huracanes; gracias a los fuertes vientos y tormentas, la casa quedó cubierta por tierra en la cual algunas aves pudieron sembrar semillas de amantes que finalmente germinaron, mientras que con el tiempo los árboles crecieron decorando y limpiando las paredes. El resultado es un diseño completamente organizado y vanguardista, uno de los fondos favoritos de turistas para tomar increíbles fotos de recuerdo.

x

Te puede interesar

Empleado que le tomó foto a Maradona en ataúd, se entrega a la policía

AGENCIAS.- La persona ...